NUESTRA IGLESIA

Semillas de Vida es una Iglesia dinámica, comprometida con el desarrollo de líderes que puedan influenciar de manera positiva su comunidad, en las diferentes esferas de la sociedad.
Creemos que Dios tiene un propósito para cada persona, por eso hemos diseñado un proceso que les ayuda a identificar sus dones y talentos, y a descubrir su vocación de servicio, para que puedan vivir a plenitud.
En Semillas de Vida creemos que la familia es el eje principal de la sociedad y que familias fuertes crean sociedades fuertes. Creemos que los niños y jóvenes son nuestro legado, por lo tanto generamos espacios donde encuentran su expresión en Dios y son entrenados como los futuros líderes de nuestro país
Trabajamos en aportar a la construcción de nuestro país al alcanzar e influenciar nuestra clase política y empresarial, así como las artes, los medios y la educación, por medio de la enseñanza de principios y valores universales.

Soñamos con ver una Colombia en paz en donde las palabras de Aquel que murió en la cruz son vividas y sentidas, no tan sólo una estrofa de nuestro himno nacional.

NUESTRA VISIÓN

“Alcanzar personas, llevarlas al conocimiento de Dios y desarrollarlas a un liderazgo de servicio para impactar su comunidad, llenando a Colombia y las naciones de la tierra del conocimiento de su Gloria”.

EL PAPEL DE LA IGLESIA

Creemos que la Iglesia debe ser una sala cuna de sueños y no tan sólo un
centro religioso.
Uno de los objetivos de la Iglesia es influenciar la sociedad, buscando que el Reino de Dios se manifieste en cada una de las áreas de influencia. Es ganar nuestras naciones para
Cristo, creando sociedades de progreso en donde el bien y la misericordia
sean tangibles.
La misión de la Iglesia es preparar hombres y mujeres no sólo para que sean
útiles dentro de las cuatro paredes de una iglesia, sino para transformar el
entorno de una comunidad, enseñándoles a ser los mejores en su campo, ya
que cuentan con la ayuda y dirección del Espìritu Santo, quien les ayudará a
desarrollar los sueños que ha plantado en sus corazones.

Pastor Camilo Bedoya

NUESTRO MODELO DE IGLESIA

Estamos comprometidos con el cumplimiento del Gran Mandamiento y la Gran
Comisión:

El Gran Mandamiento

“Jesús dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y       grande mandamiento.  Y el segundo es semejante: amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”           

Mateo 22:36-40

La Gran comisión

“Cristo dijo: Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado.”               

Mateo 28:19-20

Cinco Propósitos

Por esta razón nuestra iglesia se estructura sobre cinco Propósitos, para cumplir con la visiòn que Dios nos ha dado:

1-11-hover
2.1remplazo2
3.13-hover
4.14-hover
5.15-hover

NUESTRAS CREENCIAS ESENCIALES

Dios es el creador y Señor del Universo, ha existido eternamente en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estos tres son co-iguales y un solo Dios. Una trinidad.

Génesis 1:1, 26; Génesis 3:22; Salmo 90:2;  Mateo 28:19; I Pedro 1:2; II Corintios 13:14

Jesucristo es el Hijo de Dios, co-igual con el Padre. Jesucristo vino a este mundo en carne, nació de una virgen, vivió como hombre, pero sin pecado, y se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo al morir en la cruz. Fue sepultado y resucitó de entre los muertos al tercer día, mostrando su poder sobre el pecado y la muerte. Ascendió al cielo y está sentado a la diestra del Padre. Volverá otra vez a la tierra para reinar como Rey de reyes y Señor de señores.

Isaías 9:6; Mateo 1:22-23; Juan 1:1-5; 14:10-30; Hechos 1:9-11;   Romanos 1:3-4; I Corintios 15:3-4; Tito 2:13; Hebreos 4:14-15.

El Espíritu Santo es co-igual con el Padre y con el Hijo. Está aquí en la tierra para hacer consientes a los hombres de su necesidad de Cristo Jesús. Vive en cada cristiano desde el momento de la salvación.

Provee al cristiano de: Entendimiento para vivir; entendimiento de las verdades espirituales y dirección hacia lo que es correcto. Da a los creyente dones espirituales, como el quiere. Como cristianos, debemos vivir bajo su guía diariamente.

Juan 14:16-17; 16:7-13; Hechos 1:8; I Corintios 2:12;  3:16;     II Corintios 3:17; Gálatas 5:25;  Efesios 1:13;  Efesios 5:18

La Biblia es la Palabra de Dios para nosotros, fue escrita por autores humanos bajo la inspiración sobrenatural del Espíritu Santo. Es el recurso supremo de verdad para la creencia y conducta cristiana. Por ser inspirada por Dios, es la verdad sin ninguna mezcla de error.

Salmo 12:6; Salmo 119:105,160; Proverbios. 30:5; II Timoteo 1:13; II Timoteo 3:16; II Pedro 1:20-21

El hombre está hecho a imagen de Dios. Para ser como El en carácter. El hombre es el objeto supremo de la creación de Dios. Aunque el hombre tiene tremendo potencial para el bien, está manchado por la tendencia a desobedecer a Dios, la cual entró en él con la caída, en el huerto de Edén.  Esta desobediencia, se llama “pecado”.  y es lo que separó al hombre de Dios.

Génesis 1:27; Salmo 8:3-6; Isaías 59:1-2; Romanos 3:23

La Salvación es el regalo de Dios para el hombre, pero es necesario aceptarlo. No podemos compensar nuestros pecados por medio de las buenas obras o el mejoramiento personal.  Sólo podemos ser salvos de la penalidad del pecado, cuando reconocemos y aceptamos que, a través de Jesucristo, Dios determinó que tuviéramos perdón de pecados, Cuando nos volvemos de una vida auto controlada, a una vida rendida a Cristo, somos salvos. La vida eterna empieza en el momento en que uno recibe a Cristo como su Señor y Salvador personal.

Juan 1:12;  14:6;  Romanos 5:1; Romanos 6:23;  Efesios 2:8-9;  Tito 3:5

Dios nos dio vida eterna a través de Cristo Jesús, el creyente está seguro en esa salvación por la eternidad. La Salvación, se obtiene y mantiene por gracia y poder de Dios.  El hombre, no se puede salvar a si mismo.

Juan 10:29; Hebreos 7:25; 10:10-14;  I Pedro 1:3-5

Las personas son seres espirituales creadas para existir por siempre. Existiremos eternamente separados de Dios por el pecado o unidos eternamente con Dios por su gracia,
perdón y Salvación en Cristo Jesús.
La separación eterna de Dios, es el infierno. El vivir en unión eterna con El, es la vida
eterna en el cielo. El cielo y el infierno son lugares reales para una existencia eterna.
La vida eterna es una persona Jesucristo.
Juan 3:16; Juan 17:3; Romanos 6:23; Apocalipsis 20:15.